Actualidad, Chefs

Alta cocina sobre el escenario

Lo que son las cosas, ¿verdad? Los comensales del Hidden Kitchen del mes pasado con David de Coca estaban convencidos de que iban a cenar en un teatro. Pero no, les engañamos (cenaron en el showroom de Jaiak Tendencias & Diseño). Sin embargo, los comensales del Hidden Kitchen del sábado pasado, con el chef Óscar Molina (La Gaia, Ibiza Gran Hotel), no consiguieron adivinar que el lugar donde habíamos escondido la cocina del chef era -esta vez sí- un teatro.

Quizás les despistó demasiado una de las pistas, que les mostraba una secuencia de imágenes: 1º) una caja de palomitas, 2º) material de gimnasio y 3º) un interrogante. “¡Ocimax!”, “¡Porto Pi!”, apostaron algunos comensales. Error. Lo que no sabían es que el lugar donde les esperaba el chef había sido un cine y había sido un gimnasio. En algún momento lo había sido. Pero ya no. Hoy, los terrenos de s’Hort de Can Seda acogen uno de los teatros más representativos y con más actividad de Mallorca: el Teatre de Lloseta.

Los 20 comensales llegaron al lugar de la cena alrededor de las 21h. Los llevamos hasta el Teatro de Lloseta en vehículos de BMW Proa Premium, que los habían recogido en diversos puntos de encuentro, en función de su residencia. El evento arrancó con un aperitivo finger food en la terraza del Teatre de Lloseta, continuó en el vestíbulo y terminó dentro de la misma sala del teatro. El menú lo marido Vinamica, que optó por un cava reserva para empezar.

EL MENÚ DE ÓSCAR MOLINA

***

Mousse de erizo y manzana ácida
Brochetas de pulpo al olivo
Ceviche de sirvia
Crujientes de alga y parmesano
Encurtidos de Ibiza, olivas amargas, hinojo y coliflor
Oriol Rossell Reserva Brut Nature

***

Crema de maíz con gamba de Ibiza, aceite de vainilla e hinojo
Finca Viñoa – DO Ribeiro

Ensalada de tataki de res con huevas de ikura, mango y vinagreta de Kobe
Algueira Mencía – DO Ribeira Sacra

Parihuela de pescado
Barton & Guestier Silver Label Rosé – DO Cotes de Provence

Almendra, algarroba e higo
Morenita Cream – DO Jerez

***

Petit Fours
Marabans Coffee & Tea
Brandy Suau 25

Vinos seleccionados por Vinamica

Al entrar en la sala, los comensales encontraron el telón bajado. ¿No es así como empiezan siempre las grandes obras de teatro? Les invitamos a tomar asiento en la grada, pues el espectáculo estaba a punto de empezar. En los altavoces de la sala en seguida sonó la clásica voz que nos recuerda que queda muy poco para que empiece la función y que podemos ir apagando nuestros dispositivos móviles. Pero, a diferencia de lo que sucede cuando vamos a disfrutar de una obra de teatro convencional, esta vez cambiamos las normas de conducta para los comensales: estaba expresamente permitido sacar fotos y vídeos para publicarlos en redes sociales y compartirlos con amigos y familiares.

Escondimos la cocina del chef Óscar Molina en un lugar muy visible: el escenario del Teatre de Lloseta

A los pocos minutos, el telón se abrió y dejó al descubierto, sobre el escenario del Teatro de Lloseta, un auténtico restaurante efímero, que sólo un equipo como el de Jaiak Tendencias & Diseño es capaz de montar en cualquier lugar. En el área de cocina, el chef Óscar Molina, junto con 3 miembros más de su equipo en el Ibiza Gran Hotel, ya estaban rematando el primer plato de la noche: una crema de maíz tibia con gamba de Ibiza, aceite de vainilla e hinojo. En la “sala”, una mesa imperial para 20 comensales era la protagonista de un escenario que no está acostumbrado a acoger este tipo de espectáculos. La puesta en escena -con una iluminación cuidada al detalle– propiciaron tantos “ohhhh” como los platos que el chef Óscar Molina iba presentando uno tras otro a los comensales.

Hidden Kitchen con Oscar Molina en el Teatre de Lloseta - Noviembre 2017 - Mallorca

El chef Óscar Molina llenó su vehículo de productos de Ibiza y puso rumbo a Mallorca en un ferry de Baleària. No lo hizo sólo, sino que llegó a Mallorca acompañado por 3 ayudantes, entre ellos su jefe de cocina en La Gaia y el pastelero del restaurante. Molina quería trasladar La Gaia al Teatre de Lloseta para que los comensales pudieran disfrutar de la misma experiencia de cenar en su restaurante, pero con la salvedad de hacerlo a muchos kilómetros de distancia. Y si para ello es necesario contar con un equipo de cocina de 4 personas -más 2 camareros-, pues que sean 4 las personas que vengan de Ibiza para un único evento. ¿Han hecho las cuentas? 20 comensales y un equipo técnico de 6 personas. A esto nos referimos cuando decimos que los Hidden Kitchen son eventos realmente exclusivos.

El exclusivo menú estuvo maridado por una selección de vinos realizada por Vinamica

Hidden Kitchen con Oscar Molina en el Teatre de Lloseta - Noviembre 2017 - Mallorca

El chef Óscar Molina es el creador del concepto gastronómico de La Gaia, bautizado por ellos mismo como Japeruvian Cuisine, que fusiona la cocina nikkei -que, a su vez, aúna las cocinas peruana y japonesa- y la cocina ibicenca. Un trabajo, no sólo en cocina, que les ha valido ser reconocidos en la Guía Repsol 2018 con 1 Sol. Además de la crema tibia de maíz, el chef preparó otros platos de inspiración peruana y japonesa con producto local, como una ensalada de tataki de res, una parihuela de pescado o un postre a base de almendras, algarrobas e higo. Vinàmica eligió dos vinos gallegos -uno blanco, Finca Viñoa, y uno tinto, Algueira Mencía-, un vino francés -el rosado Barton & Guestier Silver Label Rosé- y un tinto dulce de Jerez -Morenita Cream- para acompañar un menú fresco y lleno de contrastes que encantó a los comensales. Además, en la mesa no faltó agua Evian, que siempre nos acompaña en los eventos de Chefs(in).

El cantautor mallorquín Riki López actuó por sorpresa al final de la cena

Después de los postres llegó el turno de los cafés de Marabans, de los petit fours y de los licores. En este caso, los comensales pudieron catar el Brandy Suau 25 de las centenarias Bodegas Suau. Un final que los comensales ya sabían de antemano, pues la minuta en formato programa de teatro que les entregamos al llegar al lugar del evento ya anunciaba este “tercer acto”. Lo que no se esperaban los comensales era la sorpresa final que teníamos preparada. Junto a la mesa colocamos un equipo de sonido y un micrófono. Les intentamos convencer de que ese micro estaba allí para ellos, para cuando se animaran a cantar un poco. ¿Estábamos en un teatro, no? Pero no coló. La sorpresa, evidentemente, era otra: una actuación del cantautor mallorquín Riki López, que arrancó los aplausos -y las carcajadas- del público con un monólogo y un par de canciones muy acertadas. Sin duda, una manera divertidísima de terminar una cena en un teatro.

Gracias al Teatre de Lloseta por abrirnos las puertas de su casa y dejarnos cocinar encima del escenario. Y gracias también a los colaboradores y patrocinadores de Chefs(in) que hacen posible eventos como este Hidden Kitchen: Jaiak Tendencias & Diseño, Bodegas Suau, Marabans Coffee & Tea, Evian, BMW Proa Premium, Vinamica, Baleària, Mos. Espai GastronòmicMakroPurohotel Palma y Deacorde Marketing.

0

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies