Actualidad, Chefs

Cuando la gastronomía se convierte en arte

¿La gastronomía es arte?” es una pregunta que hemos leído y oído en multitud de ocasiones. Desde Chefsin creemos que, en efecto, la alta cocina puede ser considerada arte, pues ambas disciplinas requieren dominio de la técnica y desarrollo de la creatividad para interpretar una realidad.

Según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, arte es la manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado. ¿Podemos utilizar la gastronomía para expresar realidades o recuerdos? Sí, ¿verdad? Pues eso fue justo lo que hicimos en el Hidden Kitchen con Caterina Pieras (Petit Hotel i Restaurant Daica, Llubí), unir gastronomía y arte en un evento que, de la mano de una de las chefs más vanguardistas y creativas de Mallorca, puso sobre la mesa realidades (de Mallorca) y recuerdos (de nuestra infancia). Todo ello a través de ocho pasos excepcionalmente bien ejecutados y repletos de creatividad que bien podrían ser considerados obras de arte en sí mismos.

EL MENÚ DE CATERINA PIERAS

***

El vermú de Daica

Pa amb oli de gambas al ajillo
Memòries de Biniagual Rosat 2016

Coca de primavera
Memòries de Biniagual Rosat 2016

El frito marinero de Caty
Memòries de Biniagual Negre 2013

Cordero lechal de Verano e Invierno
Finca Biniagual Verán 2012

***

Quesos DOP Mahón-Menorca
Finca Biniagual Dolç 2016

***

Desde Cuba con Amor

De nuestra memoria
Marabans Coffee & Tea

El entorno y la compañía no pudieron ser más idóneos. El lugar en el que escondimos la cocina de Caterina fue la galería de arte Gerhardt Braun Gallery, en Palma. Y para poner todavía más en común gastronomía y arte, contamos con la colaboración de la artista invitada Irene Daudén, quien ilustró el menú y realizó una obra in situ que los comensales se llevaron a casa como recuerdo de un día que no se volverá a repetir.

Escondimos la cocina de Caterina Pieras en la galería de arte contemporáneo Gerhardt Braun, en el centro histórico de Palma

Convocamos a los comensales en la plaza de la Reina de Palma, pero conseguimos despistar a más de uno, que no terminaba de tener claro si los trasladaríamos al lugar de la cena a pie o con uno de los coches de BMW Proa Premium. Pero esta vez no sería necesario subir a ningún vehículo, pues el secreto de este Hidden Kitchen se ocultaba a 250 metros del punto de encuentro. En concreto, en el número 10 de la calle Sant Feliu de Palma. Tras un precioso portón de madera esperaban a los comensales una cocina y un comedor improvisados, con una puesta en escena con el sello de Jaiak Tendencias & Diseño y las obras de arte de la galería ejerciendo de anfitrionas. Todo ello en un lugar con mucha historia: el patio de un antiguo palacio palmesano del siglo XVII.

Hidden Kitchen con Caterina Pieras en Gerhardt Braun Gallery

En una noche extremadamente calurosa (27º a las 00:30h), el vermú casero que preparó Caterina Pieras para dar la bienvenida a los comensales y agua Evian bien fresca cayeron como agua de mayo. Ya con algo fresco que llevarse a la boca, José María Benedí, consultor de arte de Gerhardt Braun Gallery, invitó a los comensales a realizar un tour guiado por la galería. Les explicó la historia de la galería, del lugar en el que se ubica y su concepto artístico. La galería, abierta en 2012, acoge exposiciones de estilos artísticos diferentes pero con un elemento en común: el trabajo de artistas establecidos y emergentes con el objetivo de dar a conocer el arte contemporáneo de una manera dinámica y creativa. Actualmente, la galería expone obras de artistas como Francesca Martí, Rafa Macarrón, Ronald Wesrterhuis, Kanjo Také, Oliver Johnson o Jorge Mayet, entre otros.

José María Benedí, consultor de arte de Gerhardt Braun, acompañó a los comensales en un tour guiado por la galería

La visita llevó a los comensales hasta lo más alto de la galería, lugar en el que Caterina Pieras y su equipo de Daica presentaron los primeros bocados de este menú maridado por Bodega Biniagual que la chef mallorquina preparó expresamente para la ocasión. Los comensales pasearon por cuatro estaciones a través de las cuales pudieron saborear diferentes trozos de Mallorca: el campo, el mar, los embutidos y las higueras, que ya nos han dado las primeras del verano. El arte plasmado en el plato y colgando de las paredes de la galería.

Hidden Kitchen con Caterina Pieras en Gerhardt Braun Gallery

Tras este primer contacto con Mallorca a través de la gastronomía trasladamos a los comensales hasta el comedor, que ubicamos en el patio central de esta antigua casa señorial del centro histórico de Palma. Una mesa imperial que sentó juntos a 15 comensales, muchos de los cuales se acababan de conocer. Éste es otro de los secretos mejor guardados de un Hidden Kitchen: no saber con quién vas a compartir mesa. Pero lo que al principio puede resultar un frío, pronto vira hacia una auténtica experiencia social (sobre todo tras la primera copa de vino 😉 ). Y es que, al final, se comparte mesa con personas que tienen las mismas inquietudes que tú: conocer Mallorca de una manera diferente y degustar la mejor gastronomía de las islas. ¿Qué puede salir mal?

La artista invitada Irene Daudén ilustró el menú de este Hidden Kitchen y realizó una obra en vivo para inmortalizar el evento

Al sentarse en la mesa, los comensales encontraron otra de las sorpresas de la noche: el menú de Cati Pieras ilustrado por la artista Irene Daudén, una joven ilustradora mallorquina, autodidacta y lanzada a lo que se le venga encima, que sabe cómo plasmar a través del trazo cualquier escenario cotidiano. El reto, en esta ocasión, era narrar a través de la ilustración lo que Cati Pieras buscaba transmitir a través de sus los platos. Unos platos que, a la práctica, la chef también convirtió en obras de arte, no sólo para el paladar, sino también para la vista. Recetas tradicionales de Mallorca llevadas a otra dimensión, como los clásicos pa amb oli, frito marinero o coca mallorquina, que de clásicos sólo mantenían el nombre. También hubo momento para visitar Menorca a través de una degustación de quesos del CRDO Mahón – Menorca, de viajar a América con un mojito de cerezas y de trasladarnos a nuestra infancia con tres clásicos dulces que todos hemos comido de pequeños: las fresas con nata, las almendras crujientes y las galletas de chocolate.

Hidden Kitchen con Caterina Pieras en Gerhardt Braun Gallery

Tras los cafés de Marabans Coffee & Tea todavía habría lugar para una última sorpresa. Irene Daudén inmortalizó la cena en una ilustración que regaló a los comensales como recuerdo de un día que no se volverá a repetir. Porque cada evento Hidden Kitchen es diferente y en cada uno de ellos suceden cosas inesperadas.

Desde aquí queremos reiterar las gracias a Gerhardt Braun Gallery por abrirnos las puertas de su casa y dejarnos cocinar dentro. A Irene Daudén por no dudar en decirnos que sí a nuestra propuesta de ilustrar el menú de Cati Pieras. Y, por supuesto, a los colaboradores y patrocinadores de Chefs(in), sin cuya ayuda los eventos Hidden Kitchen no serían posibles: Bodega Biniagual, Jaiak, Marabans Coffee & Tea, Evian, BMW Proa Premium, CRDO Queso Mahón-Menorca, Mos. Espai Gastronòmic, Baleària, Makro, Purohotel Palma y Deacorde Marketing.

0

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies