Confesiones

Combinando sabores

Para todo el equipo del Jardín hay un objetivo gastronómico sin discusión: el sabor. Esa es nuestra meta: conseguir sabores limpios, bien afinados, de tal modo que todo sepa a lo que realmente es. Cuando falla el sabor, falla todo: no hay alta cocina que valga ni satisfacción posible por parte del cliente. Además de ese respeto hacia la naturaleza de cada producto, también es importante, en según qué platos, la combinatoria de sabores. Poner a dialogar sabores para crear armonías o contrastes gratos al paladar. Nuestro postre de este último menú es un buen ejemplo, ya que combina pera, té, vainilla y avellana. Otro plato que causó sensación por esa extraña fusión de sabores fue el de remolacha con manzana más cardamomo, yogur y almendra. Y en recetas más sucintas: las espardeñas con garbanzos tiernos y caldo de calamar, o el albaricoque con almendras tiernas son otras dos combinaciones que han llamado la atención por su equilibrio y originalidad.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies