Leyendo actualmente
Lafiore o la magia del vidrio

Lafiore o la magia del vidrio

Hay productos que son socios naturales de una mesa, como Lafiore para Chefs(in). Aúna todo lo necesario para que así sea: artesanía, saber hacer, calidad, estética, tradición, diseño y está hecho en Mallorca. Por ese mismo motivo y porque la ligazón con la marca es total, nos adentramos en sus hornos y las expertas manos de sus artesanos. 

Trabajar el vidrio y crear pequeñas obras de arte con él no es tarea fácil, pero los artesanos de Lafiore saben muy bien cómo hacerlo. Mediante una coreografía mecanizada van creando todo tipo de objetos de manera artesanal, ya sean vasos, platos o incluso una mesa, nada se les escapa. En su lugar de trabajo, abierto al público, podemos contemplar todos sus movimientos y, al otro lado, en la tienda, nos podremos hacer con todos los objetos que deseemos.

A los artesanos de Lafiore se les conoce como els vidriers y tienen más de 20 años de experiencia. Son herederos de una técnica originaria de la isla de Murano (Italia): el soplado de vidrio, un método con el que fabrican objetos de vidrio mediante la formación de burbujas en el interior del mismo cuando está fundido. Crean un espectáculo casi hipnótico con el que fabrican todo tipo de productos que llevan el sabor de la tradición, pero también de la innovación. Esta es una profesión totalmente auténtica y, a nivel estatal, Lafiore es uno de los pocos sitios donde se sigue haciendo el vidrio soplado. Vidrio que además es reciclado.

Lafiore es artesanía, valor añadido, mediterráneo, un tesoro escondido en Mallorca deseoso de ser descubierto. Lafiore es una experiencia única e inigualable: todo aquel que se acerca a esta fábrica de vidrio tiene la oportunidad de ver cómo se crea el producto que, posteriormente, podrá comprar. Puedes ver cómo cambia el color a medida que avanza el proceso de elaboración, cómo los vidrieros cogen los pigmentos, que se utilizan para dar color a los objetos que fabrican, ya sea amarillo, verde, azul, rojo o cualquier otro. También puedes animarte y soplar tú mismo, con la ayuda de los vidrieros. Ellos te guiarán y te enseñarán en todo momento cómo se hace mientras soplas una bola de vidrio que puedes ir a recoger al día siguiente y llevarte a casa.

Lafiore está compuesta por dos mundos íntimamente conectados: el primero es la fábrica. Cuando los vidrieros llegan por la mañana lo primero que hacen es coger la caña -el tubo de acero inoxidable, que utilizan para poder trabajar el vidrio sin quemarse- y extraen del horno de fundición “el pegote” de vidrio, una porción del mismo que les sirve para determinar su estado. Con esos pegotes han ido haciendo, con el paso del tiempo y sin darse cuenta, una pieza que se asemeja a un sauce hecho de vidrio. El horno de fundición es un volcán y el vidrio que hay en su interior es la lava: se encuentra a 1200º y  visualmente es puro fuego. Una vez han determinado el estado del vidrio, los vidrieros empiezan a trabajar con él de una forma totalmente coordinada que recuerda a un baile.

Para darle forma a la pieza, el vidriero sopla a través de una barra gigante. Es un momento mágico. Ves como el vidrio se moldea, se va ahuecando, se abre, se agranda, incluso cambia de color: pasa de un rojizo a un naranja muy parecido al del fuego a ser transparente. En la fábrica hay otros dos elementos muy importantes: el hornillo calentador, cuya función es la de calentar el vidrio para que vuelva a ser maleable y el arca de enfriamiento, donde se ponen las piezas y se guardan durante toda una noche para que no se rompan o crujan pues el vidrio necesita un proceso de atemperamiento. Antiguamente, esta última fase era más larga -una semana- y se necesitaba mucha capacidad espacial -varias arcas- para guardar el material. A día de hoy, en Lafiore hay una única arca.

El segundo de los mundos que se conectan en Lafiore es la tienda. El vidrio es el material que define la esencia de Lafiore. Ofrecen una variedad amplísima y totalmente artesanal compuesta por productos de todo tipo: desde piezas artísticas y decorativas a productos de menaje o mobiliario. También hacen colaboraciones con arquitectos y diseñadores que utilizan materiales distintos como la cerámica. El setrill -aceitera- de Lafiore es uno de los productos más emblemáticos y demandados. Es una pieza muy versátil, práctica, antigoteo, ecológica (está hecha de un material reciclado y reciclable) y tiene todo el sabor de la tradición y también de la innovación, por su diseño inconfundible. Se hacen un montón de variables que se adaptan a cualquier cocina.

Buscar algo más en tu hogar es buscar Lafiore. La intervención del hombre en cada pieza se nota al tacto. En Inglaterra, Alemania, China y Dubai -entre muchos otros- ya saben cuan especial es Lafiore, pues lo han podido ver con sus propios ojos y es que este tesoro mallorquín no conoce fronteras. Y si eres de los que prefiere hacer sus compras en la red, en www.lafiore.com encontrarás la mayor tienda online.

Te puede interesar también

Hidden Kitchen de Chefsin con Miquel Calent en el concesionario Autovidal - Maserati Mallorca

 

Ver comentarios (0)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
Lista de espera Te informaremos tan pronto volvamos a tener stock de producto. Déjanos una dirección de correo electrónico válida.
Correo electrónico Cantidad No compartiremos tu dirección con nadie más.