Actualidad

Chefsin, el musical

Evidentemente, esta fue nuestra aportación al Día de los Inocentes 2018. ¡No todo en la vida tiene que ser tan serio!

La Gran Vía madrileña acogerá la première de la adaptación al castellano del exitoso musical de Broadway

Chefs(in) producirá y participará en el musical “Michelin: tú eres la estrella” que se estrena el próximo día 14 de enero en Madrid

Palma, 28 de diciembre 2018.

La prestigiosa guía Michelin ha cerrado el acuerdo de producción y participación con Chefs(in) para la adaptación al castellano del exitoso musical que lleva dos años triunfando en Broadway “Michelin: tú eres la estrella” que se estrenará el próximo día 14 de enero en el teatro Gran Vía de Madrid.

La obra narra la historia de Juan, cocinero del Bar Salem, que recibe por error de la guía roja la distinción de 2 estrellas Michelin. La historia comienza con la directora de Makro personándose en el bar de Juan para hacerle entrega de la placa que acredita que su local ha obtenido los dos preciados macarons. El servicio de la noche se hace imposible, pues la cola de suecos ansiosos por probar las delicias del galardonado local da la vuelta a la esquina. Con un emocionante solo de la conocida pieza “No en volem cap que no sigui dels nostres” se inicia esta trepidante trama, coreografiada por Marylins Look.

Juan, interpretado por el socio de Deacorde Producciones Miquel Àngel Barrios, recurrirá a sus amigos para conseguir convertir en una noche, el Bar Salem en el restaurante 2 estrellas que se supone que es. El desfile de personajes hace que la trama sea ágil y original, con voces de gran calado dramático e interpretativo.

María Solivellas de ca na Toneta interpreta a la Encarni, la amiga de Juan que, tras haber liderado con éxito una campaña mundial de restaurantes pop-up en casas con peligro de derrumbe (“un gran circo” como calificó ella misma), será la encargada de ayudar a concebir el nuevo espacio gastronómico. El momento álgido llega con la interpretación de “Qué hace una coca como tú en un sitio como este” a ritmo de bolero y ataviada con un poncho hecho con ikat de Teixits Vicens.

El hilo argumental centra la carga dramática en cómo convertir el menú del Bar Salem en un menú degustación de 16 platos capaz de encandilar al público. María echa mano de su lista de amigos que entran y salen de escena combinados con una milimétrica coreografía mientras en un lado del escenario Benet Vicens llama “Chiri” a “Alecha” y se inicia una batalla entre ambas voces que termina anulando la conexión a la red del solleric dando paso al conocido “Así estoy yo sin ti” de Sabina.

Marc Fosh, Joan Marc y Víctor García junto con Miquel Gelabert y Rafa Sáchez son los encargados de la sopa inicial del nuevo menú degustación “Así evitamos el riesgo de que haya pelos. Es lo que uno espera cuando va a un restaurante Michelin”. Interpretan a capela “Sopa de caracol”. Fundido en negro. La voz en off de Fosh explica “cuando cantamos “guata mericonsu” realmente decimos “what a very good soup” pero como estamos en España, tampoco importa”.

Santi Taura y Andreu Genestra se baten en duelo en la siguiente escena. Con el éxito de Pimpinela “Olvídame y pega la vuelta” se lanzan una cristalería completa de Lafiore de lado a lado del escenario para decidir quién de los dos es más guapo y hará la campaña publicitaria para IB3 televisión anunciando el nuevo menú.

Los entrantes son el número de Adrián Quetglas que aparece en escena cargando un Kamado, una botella de nitrógeno, una caja de vodka ruso, seis latas de caviar y con su acento porteño canta el gardeliano “El día que me quieras” a una Silvia Anglada que niega con la cabeza diciendo que no le querrá nunca, que ella esto de Rusia le queda más allá de su radio de acción y le contesta con una interpretación rockera de “Kilómetro cero” de Ismael Serrano poniendo fin al primer acto.

“Where’s the party?” grita Tomeu Martí ataviado con un vestido de la Sirenita y cuchillo en mano como inicio del segundo acto. Suena “Bajo el mar” mientras filetea milimétricamente el lomo de un atún rojo de 300 kilos y prepara los platos de pescado del menú degustación.

Algo no funciona en todo esto. Marga Coll, que interpreta a Micaela, la jefa de sala, empieza a sospechar que efectivamente las dos estrellas Michelin tienen que ser fruto de un gran error. “Yo, que he trabajado con Ricard Camarena os puedo decir que esto no tiene ni pies ni cabeza. Mezclamos huevos con caracoles”. Sus tribulaciones internas la llevan a cantar en solitario “Nada de esto fue un error” de Coti.

Miquel Calent entra en escena montado sobre un Maseratti. Diserta sobre si el menú es lo suficientemente isleño como para atrapar el gusto de los comensales que empiezan a agolparse tras 24 horas de trabajo intenso. Viste de cuero. Interpreta una versión libre del “Black or White” de Michael Jackson titulada “Cold or Hot”.

Xesc Reina y Tomeu Lassio, son los responsables de los pre-postres, que en un alarde de mallorquinidad quieren hacer con sobrasada. Tomeu, blandiendo una longaniza, jura que nunca volverá a pasar hambre, mientras Xesc le canta a un bisbe “Para decir con curry a los dos nos sobran los motivos”.

David Moreno y Miquel Sánchez, ataviado con una careta de Vianey Ángeles, bailan a ritmo de claqué el “México lindo y querido” mientras empiezan a desvelar los postres que cerrarán el menú. El café será Arabay pero dudan de si poner el queso Mahón-Menorca antes o después del dulce.

Se percibe la tensión en el escenario. La orquesta ejecuta los primeros acordes que sacan del público unos sentidos oooooh. Andrés Benítez afina y mirando a platea emocionado dice: “Soy una taza”. Guillermo Méndez sale a escena gritando “Yo, una tetera”. Emilio Samblás vestido de langosta canta “Una cuchara” y Juan Portillo cierra con su emotivo “Yo, un cucharón”.

Íñigo Rodríguez será el encargado de recitar el menú al público a ritmo de lambada antes de la apertura. Afirma que los nervios hacen que se sienta “pachín, Pachá” pero que se muere de ganas de cantar y bailar.

Entra María Solivellas de nuevo. Va vestida de marinera y el escenario parece el restaurante de un crucero, en un claro guiño al barco de las botellas de brandy Suau. Jaiak ha diseñado la puesta en escena para el número final. María abre la funda stretch de una mesa bistro que ha estado en el escenario durante toda la función y, del interior, salen Ariadna y Pau de Clandestí. Ella va vestida de Chenoa y él de Bisbal pero sin rizos y con tattoos, mientras interpretan “Escondidos” y van apareciendo del fondo del escenario todos los chefs.

Entiende el público que el menú de inauguración ha sido todo un éxito pues llevan todos en la chaquetilla el tercer macaron bordado. Se dan la mano y cierran la obra con un emocionante “Aquella estrella de allá” de Peter Pan.

Ver Michelín: tú eres la estrella es vivir una experiencia única.

Espectacularidad. Un musical que te dejará sin palabras gracias a la sorprendente puesta en escena de una de la historias más conmovedoras de todos los tiempos.

Belleza. Toda una lección de vida que se ha convertido en un hito dentro del mundo del espectáculo, al fusionar las más sofisticadas disciplinas de las artes culinarias: cocina molecular, al vacío, Kamado y baja temperatura con una banda sonora tan excepcional como inolvidable.

Emoción. Más de 100 millones espectadores en todo el mundo ya se han adentrado en este universo de valores, creatividad, ritmo y color que te atrapa de principio a fin.

¿Por qué seguir esperando? Compra tu entrada y empieza a sentir la increíble fuerza de este musical que te espera en el Teatro Gran Vía de Madrid; el único capaz de albergar la grandiosidad de este espectáculo.

Tienes que saber:

  • Michelin: tú eres la estrella es un musical apto para todos los públicos, pero como sugerencia a los padres recomendamos que los niños no sean menores de 6 años y coman de todo.
  • Todos los espectadores que accedan al teatro independientemente de su edad deberán tener su entrada.
  • Advertimos que se utilizan olores de comida real en varias ocasiones durante la representación.
  • El calendario de las entradas disponibles actualmente a la venta no significa el final de temporada.
  • La función de fin de año incluye: Bolsa de Cotillón, Programa de mano o programa de lujo para localidades preferentes, Uvas de Binissalem y Benjamín de Cava seleccionado por Vinamica.
2

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Lista de espera Te informaremos tan pronto volvamos a tener stock de producto. Déjanos una dirección de correo electrónico válida.
Correo electrónico Cantidad No compartiremos tu dirección con nadie más.