Chefs, Restaurantes, Destacado

David Moreno: raíces mexicanas

Esta crónica la escribe mi amiga Amparo Cañellas con quien compartí manteles.  Con ella cobra todo el sentido la expresión “experiencia gastronómica” porque ha conseguido poner piel de gallina, emoción e incluso lágrimas a la comida que compartimos en Melassa gracias al chef David Moreno y a su equipo.

Las palabras de Amparo

David Moreno nos transportó a su México natal a través de sus creaciones. Hay personas mágicas. Lo sé porque conozco a unas cuantas y hay lugares tocados por la gracia divina y, cuando se juntan ambas cosas, la simbiosis es tan perfecta que una comida se transforma en una experiencia cósmica…

En aquel remanso de paz, con vistas al mar y todavía presentes algunos vestigios de las inundaciones de Sant Llorenç, pudimos ser testigos del talento de un tremendo genio de la cocina.

En un mundo donde tenemos que arañar segundos al reloj para ganarle la batalla al tiempo, fue un lujo tremendo poder experimentar el mindfull eat, el ser consciente, sin tener que estar pendiente del reloj, de lo que comía, poder saborearlo, degustarlo y sentir en cada bocado la común unión con aquellos ingredientes, con los comensales indispensables, con el creador de los platos y hasta con la misma tierra de donde habían salido aquellos regalos…

Desde el minuto uno David me conquistó con su puesta en escena y los detalles cuidados hasta el extremo. Es lo que tiene cocinar con pasión y amor: que acaba proyectándose en cada plato, saliendo a raudales…

Con su cocktail de naranja y mezcal ahumado empecé a transportarme y a eso le siguieron los aperitivos: piruletas de torta de camarones con sobrasada; buñuelo de setas; mini cocas de guacamole y anchoas…

Seis platos más, elaborados con ingredientes de la cocina mallorquina, sin perder de vista su amada tierra…

Me cuesta describir el montaje y la presentación de cada uno de los ellos.No soy ninguna experta culinaria para discernir texturas, divagar sobre sabores o explorar ingredientes, pero sí entiendo de latidos, me muevo por pulsaciones y las mías se aceleraban por momentos… Cada vez que David y su equipo aparecían con el siguiente paso del menú resultaba ser un regalo para el alma… había traspasado ya todos los sentidos.

El contraste de colores, la variedad de sabores te llenaban la boca de ternura unas veces, otras de energía, en ocasiones de recuerdos y hasta te evocaban rincones de la isla… Originales y exóticas creaciones que rebosaban aromas y te envolvían el alma.

Seguí dejándome mimar, por las palabras de David, que nos explicaba, entre nervioso y emocionado, cada plato; por el encanto del lugar; por el abrazo de las risas de mis amig@s; por aquel cálido caldo que acompañaba cada manjar de manera sutil, potenciando el sabor de cada ingrediente…

Me sentía como una niña ante un regalo inesperado y cada paso del menú me sorprendía más que el anterior… Recuerdo preguntarle a David Moreno cómo cabía tanta imaginación y tanto talento en una sola mente.

Pero lo mejor estaba por llegar y al final, su Origen del cacao, acompañado de su chocolate frío infusionado con canela y vainilla rompió como una explosión de vida en mi boca… Y allí, en aquel rinconcito, con los ojos cerrados, pude paladear el mismísimo México, su cultura, sus aromas, el calor de su gente y hasta la alegría de sus colores y su música.
Una alegría que me llegó hasta los ojos y brotó en forma de lágrimas, las primeras que suelto por una experiencia así… Sentí que había estado llenándome de vida, a borbotones, con cada bocado…

Felicidad lo llamo yo y fue posible gracias a mis amigos, al buen hacer del ingeniero culinario David Moreno y su equipo, así como todo el personal del hotel que nos proporcionaron una tarde sin igual y para guardar en el rinconcito del corazón donde se guardan los tesoros.

Todos deberíamos experimentar algo así al menos una vez en la vida.

Las fotos

El menú

Aperitivos
**
Navaja, curry mexicano
**
Caballa, guacamole, kimchi casero
***
Cigala, lima, chile de árbol
**
Rape, espárrago, citronella
**
Molleja, chile chipotle
**
Jarrete con sabores a Mallorca
**
Falso bizcocho
**
Bálsamo
**
Origen del cacao
**
Petit fours

Gracias

Al equipo de cocina: Miguel Angel Bordoy, Edgar Rodríguez, Guille Quiles, Tino Torbisco y David Moreno.

Al equipo de sala y a la directora del hotel Melbeach por la acogida.

3

Comentarios (1)

  1. Paloma Arenas Meléndez:

    ¡Qué linda reseña! Me transportó al lugar, a la experiencia y me dio mucha emoción que escriban así de un compatriota y su equipo. Conocí a David en la prepa, y aunque lo más seguro es que no me recuerde, siento orgullo por ver el logro de un mexicano en el extranjero, pero sobretodo de que de a conocer nuestra gastronomía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Lista de espera Te informaremos tan pronto volvamos a tener stock de producto. Déjanos una dirección de correo electrónico válida.
Correo electrónico Cantidad No compartiremos tu dirección con nadie más.