Leyendo actualmente
Calvià, el municipio que desvela pasiones

Calvià, el municipio que desvela pasiones

Calvià es un municipio heterogéneo. La imagen de sol y playa que durante años ha permanecido en la imagen que visitantes y locales tienen de él contrasta considerablemente con la realidad de sus 145,02 kilómetros cuadrados. Con paisajes impresionantes que sirven de puerta de entrada a la Serra de Tramuntana, una costa llena de amplios arenales y calas diminutas entre acantilados, Calvià es una de las zonas más emblemáticas de la isla de Mallorca, tanto a nivel turístico, como a nivel cultural y tradicional. Aunque esto último esté menos extendido.

Precisamente por esa circunstancia, y con la idea de descubrirlo, decidimos crear un pequeño reportaje entre algunos de sus lugares más característicos y en el que algunos de los miembros de Chefs(in) pudieran darnos una pincelada de sus aficiones, pasiones y gustos, además de su talento gastronómico. Creamos un escenario con telas de lenguas mallorquinas de Teixits Vicens y sumamos la mirada creativa del fotógrafo Nando Esteva. El resultado es una colección de fotografías que hablan de personas, lugares, tradición y cultura.

El itinerario del picnic

Calvià es un municipio para caminarlo, a través de numerosas rutas e itinerarios de senderismo. Para respirar, desconectar y dejarse llevar por un paisaje más cercano a la tradición que a la actualidad turística, son caminos que satisfacen a los más experimentados o a los que solo buscan el paseo y hacer algo de ejercicio con la familia, amigos o en soledad. Como el que se encuentra entre Paguera y Capdellà, una ruta de pocos kilómetros y poco desnivel en la que nos encontramos con Andreu Genestra, un cocinero con los pies en la tierra, que traslada su pasión por el producto local a su cocina y a los diferentes lugares del mundo por los que viaja. Su cesta de picnic contiene, sin duda, pan payés y sobrasada casera.

En el municipio es emblemático el paseo Calvià, que conecta todos los núcleos del municipio para recorrer andando, en patinete o en bicicleta. Pero también hay paseos más rurales, como los que salen de Calvià vila o itinerarios de gran recorrido (GR) en sus diferentes variantes, que conectan con los municipios cercanos de Andratx o Estellencs.

La montaña con música

Otro de los lugares destacables de Calvià es la finca de Galatzó, a los pies del puig que le da nombre. Al norte del municipio, en las proximidades de Es Capdellà, es una de las fincas con mayor extensión de las Balears, de titularidad municipal desde 2006. Destaca su valor arquitectónico y monumental, y cuenta con más de 5.000 metros cuadrados construidos, repartidos entre las casas principales y los edificios auxiliares. Los visitantes puedes disfrutar, además del paisaje, del patrimonio natural, histórico y arqueológico, con más de 15 kilómetros de rutas senderistas repartidas en cuatro itinerarios.

En la clastra de piedra de la casa principal nos encontramos con Marc Fosh, su guitarra Fender y algunos de sus discos de vinilo. La puesta en escena os da una pista de su afición por la música. Fosh fue el primer chef británico en obtener una estrella Michelin en España. Es uno de los grandes maestros para sus compañeros cocineros y un referente internacional. 

Quien visite la montaña mágica de Galatzó y la antigua possessió escuchará hablar del Comte Mal, históricamente Ramón Burguès-Zaforteza Pacs-Fuster de Villalonga i Nét, segundo Conde de Santa María de Formiguera, nacido el 15 de agosto de 1627 y fallecido el 26 de octubre de 1694. Su carácter y disputas le valieron mala fama y hoy, cuentan las leyendas, que en las frías noches de noviembre, cuando sólo se oye el viento y el sonido de algunos animales, el Comte Mal cabalga por las montañas de la que fue su propiedad. Si lo reconocéis, avisad.

De harina y ritmo

Un molino de viento que servía para moler cereales y transformarlos en harina da la bienvenida al núcleo urbano de Santa Ponça. El buen estado en el que se encuentra -gracias a la restauración a la que se le sometió a principios de los 90- lo ha convertido en uno de los elementos arquitectónicos más reconocibles del municipio; con sus 11 metros de altura y sus grandes aspas. Al lado, destaca un pequeño huerto de árboles frutales que fue el lugar que sirvió a Adrián Quetglas para instalar su batería y demostrar su pasión por algo más que por los ritmos que marcan los fogones. Este cocinero argentino de raíces mallorquinas ya se ha convertido en uno de los chefs más destacados de la isla. 

Santa Ponça es una de las zonas más emblemáticas de Calvià. Aquí desembarcaron las tropas de Jaume I, en 1229, dispuestas a conquistar Mallorca. Un monumento en la costa lo recuerda y los residentes y visitantes lo celebran durante las concurridas fiestas del Rei en Jaume. Pero mucho antes del desarrollo residencial y turístico, Santa Ponça ya albergaba pobladores, como demuestra el yacimiento arqueológico del Puig de sa Morisca que se remonta, al menos, al año 1.300 a.C.

El mar, la pausa y el mercado

A nueve kilómetros de Palma y de muy fácil acceso tanto por tierra como por mar, Ses Illetes es una de las zonas costeras del municipio más concurridas por el visitante urbanita. Está formada por un núcleo urbano y dos playas, es Fortí y Cala Comtessa, y rodeada de los acantilados que marcan el inicio de la Serra de Tramuntana. De arena blanca y aguas cristalinas, fue el escenario de las vacaciones de grandes actores de Hollywood de los años 50, como Errol Flynn, Tyrone Power o Rita Hayworth.

En esta playa Marga Coll nos habló de sus deseos viajeros, el amor que siente por el ritmo del artesano, tanto en la cocina como en su forma de crear las recetas, y por los recorridos por localidades y sus mercados. Muy cerca, en el hotel de Mar Gran Meliá, ofrece su cocina de raíz y su famosos desayunos con vistas al mar; todo un festín de productos locales.

Actores magos y deporte

Otra de las playas más conocidas del municipio es la Playa del Mago, que recibe el nombre de la película El Mago, un film protagonizado por Anthony Quinn, Michael Caine, Candice Bergen y Anna Karina, que se rodó en los años sesenta en sus aguas cristalinas. Una pequeña cala nudista, con una orografía y vegetación muy características de la zona, cuenta con muy fácil acceso tanto en coche como en barco, lo que la convierte en un enclave muy buscado para ilustrar las vacaciones en redes sociales. 

Allí nos encontramos con Rafa Sánchez, preparado con su pala de paddle surf, un deporte que combina con el uso de los mismos cuchillos y las tablas que ilustran la imagen.

De vistas y maceraciones

Para terminar el recorrido, nos situamos en uno de los lugares con mejores vistas del municipio y uno de los mejor conservados, gracias a la declaración de reserva marina desde 2004: les Illes Malgrats. Su alto valor pesquero y ecológico se deben a su gran diversidad de hábitats, tanto marino como avícola y, en menor medida, terrestre, y lo convierten en zona de especial interés para el avistamiento de aves y fauna marina. Situado a pocos metros de la costa, en Santa Ponça, es uno de las localizaciones más codiciadas para disfrutar del atardecer. Además, fue el punto seleccionado por Matías Iriarte para beber una copa de vino a la luz de la puesta de sol y la magia del lugar.

Agradecimientos:

Nando Esteva, fotógrafo.
El Corte Inglés, atrezzo.
Teixits Vicens, artesanía textil

Con la colaboración del Ajuntament de Calvià.

Con la participación de Andreu Genestra (restaurantes Andreu Genestra y Aromata); Marc Fosh (restaurantes Marc Fosh y Pleta de Mar by Marc Fosh), Adrián Quetglas (restaurante Adrián Quetglas), Marga Coll (restaurantes Miceli y Arrels by Marga Coll), Rafa Sánchez y Matías Iriarte (coctelerías Chapeau 1987 y Ginbo).

Idea, coordinación y ejecución: Deacorde Agency.

© CHEFS(IN) IS A DEACORDE AGENCY BRAND

Volver arriba
Lista de espera Te informaremos cuando volvamos a tener plazas/productos en stock. Por favor, déjanos tu correo aquí.